Escribe tu email y cuando publique algo nuevo lo recibirás en tu correo

lunes, 4 de agosto de 2014

Leviatán de Paul Auster

Leviatán de Paul Auster
Hace un año más o menos empecé a leer a Paul Auster. Primero fue La noche del Oráculo, luego Trilogía de Nueva York, luego El cuaderno rojo, acto seguido El palacio de la luna y ahora Leviatán. Y tengo en la recámara unos cuantos más pendientes que voy administrando con cuidado de no acabarlos demasiado pronto como quien tiene una bodega de vinos reserva.

Creo que nunca antes me había dado así con un escritor y eso que no todos los libros que he mencionado me han gustado por igual. Pero es que incluso los que no me han gustado me han atrapado y seducido. Porque lo bueno de Paul Auster (al menos por lo que llevo leído hasta ahora) es que ha creado un universo entorno suyo en el que son fácilmente identificables diferentes elementos que se repiten en sus historias: los personajes escritores, la casualidad, las narraciones no lineales, el lenguaje sencillo, las situaciones más extravagantes pero al mismo tiempo creíbles que puedas imaginar… Por ello, no es raro que al igual que pasa con Van Gogh o Manolo García, si te gusta una de sus obras es probable que te guste el resto y viceversa, supongo. Es lo que me ha pasado con Leviatán, que me ha recordado mucho a La noche del oráculo y como esta me encantó aquella también lo ha hecho.

Vamos, me pasa con Auster como con las tortillas de patata de mi madre, que a veces están mejor y otras peor pero siempre son tortilla de patatas de mi madre y sólo por eso sé que voy a disfrutar en la mesa.


Si te ha gustado este post puedes suscribirte por email arriba. También puedes participar en la encuesta que está arriba a la derecha y decir qué tipo de contenidos prefieres leer en este blog.